También puede seguirme en...

domingo, 20 de agosto de 2017

Fomentemos el RESPETO en toda su magnitud


Durante mi proceso de sanación me gusta evadirme en los libros. Lecturas de aventuras y fantasía, pero no por eso carentes de realidad. En ellas encuentro una filosofía de vida conforme a la de muchos, con aquellas reflexiones sabias, inspiradoras y empoderadas que crean el clímax que nos engancha al sentir la conformidad, complicidad y empatía por haber vivido retos similares en nuestra andadura.

Leer novelas con esa facilidad de palabras, redactando la trama con la paciencia necesária y conectando cada una de las piezas como si de un puzzle se tratara, para mí es todo un arte que me conmueve y me arrastra para dejarme llevar por ese mar de ficción. Esa es la sensación que me calma el corazón ante momentos de bajón como el del 17/08/2017. Un día que no olvidaremos los de Barcelona y Cambrils.


En momentos así surge el poder que tiene la psicología, el nivel de autoestima que nos brindamos y el trato ajeno que permitimos en nuestra persona.
La verdadera importancia que posee el conocernos, querernos y respetarnos a nosotros mismos primero.
Una introspección de nuestro malestar para lograr esa sanación que todos necesitamos en algún momento de nuestras vidas y así, saber qué deseamos, quiénes somos realmente y qué necesitamos para ser felices.
Por eso, ahora más que nunca, opino que priorizar nuestro bienestar saludablemente será esencial para crear nuestra propia historia con dosis y dosis de amor propio... Con empoderamiento.


Somos muchas personas, cada una única e irrepetible gracias a nuestras ideologías, creencias y viviencias. Pero todas tenemos una cosa que nos asemeja: Somos humanos.

Sentimos frío, calor, hambre, dolor, felicidad, tristeza...
Nos enamoramos, nos desengañamos. Nos reinventamos, nos conformamos...
Queremos, abrazamos, lloramos, reímos, saltamos...

Todos caminamos en la misma dirección y podemos cruzarnos en cualquier momento, en cualquier instante. Por eso, opino que todos estamos conectados.


Como dije en mi segundo libro titulado La maternidad al descubierto:

"¿Alguna vez te han tratado de un modo despectivo, irrespetuoso e indecente?
¿Alguna vez te has sentido más diminuta que una hormiga sin derecho a decidir o hablar por ti misma?
¿Alguna vez te has encontrado en ese entorno en el que te sientes débil, pequeña e insignificante y descubres abatida que no dispones de un mínimo de confianza para hacerte oír entre la multitud?"

En ese caso, recuerda quién eres, qué te apasiona y hazlo. Crea ese momento perfecto para ti y disfrútalo.

"Porque tu opinión SÍ importa, tus sentimentos son VÁLIDOS y tu persona SÍ tiene cabida en este mundo.
Nadie es más que nadie. Todos llegamos al mundo de igual modo y tenemos los mismo derechos de ser, sentir y vivir."

Todos nos merecemos RESPETO.


Escritora / Novelista.
Autora de la novela: El libro de los protectores.
Asesora Blw / Lactancia.
Fomentando la Educación Viva.

martes, 13 de junio de 2017

Comunicación con bebés mediante signos


¿Habéis escuchado hablar sobre la comunicación con bebés mediante signos? Por si acaso aclararé que no nos referimos a aprender a comunicarnos con bebés sordo mudos, sino con todos los bebés del mundo. Y para adentrarnos en esta maravillosa conexión que nos ofrece el entendimiento mutuo entre nosotros y nuestros peques antes de que aprendan a hablar, no conozco a nadie mejor como referente que la estupenda, adorable y brillante mujer - madre emprendedora Miriam Escacena: "Ingeniera de profesión, pero mamá de corazón" como bien se define.


Sin embargo, como a muchas madres nos ocurre, cuando nuestro bebé llega al mundo, algo en nuestra conciencia y en nuestro corazón se activa para experimentar un amor incondicional junto con un profundo sentimiento de inconformidad respecto a la educación que está a la orden del día en nuestra sociedad. Y a partir de ahí buscamos otras opiniones hasta que nos topamos con nuevos estudios veraces que fomentan el apego. No me refiero al apego como una etiqueta, sino como una forma de ser y actuar con nuestra familia que nos adentrará en una filosofía de vida de la que ya no querremos salir jamás, porque nos unirá de tal modo que crearemos un vínculo precioso y emotivo donde nos percataremos de que somos meros aprendices que necesitamos piña, tribu, para sanarnos, reeducarnos y dar lo mejor de nosotros a nuestros preciados hijos, sin sentirnos juzgadas mientras avanzamos.


A Miriam Escacena le ocurrió, y por ello, hace cinco años decidió dedicarse por completo al mundo de la infancia y la educación respetuosa. Desde entonces, es profesional como:

- Instructora de signos para bebés.
- Instructora de porteo.
- Formadora de la Pedagogía Blanca.
- Guía Montessori de Comunidad infantil (de 0 a 3 años).

Aprovecho al nombrar estas titulaciones para facilitaros dos estupendos vídeos de ella para que sepamos a qué nos referimos con comunicarnos con nuestros bebés:

- Dudas antes de empezar a signar con tu bebé.
- Cómo empezar a signar con mi bebé.

Y como no podría ser de otra manera, Miriam se ha envalentonado aún más para escribir su primer libro con el título de su web: Comunicación con bebés. ¡Enhorabuena! Ya sabéis que me encanta apoyar proyectos como esta obra, en la cual nos enseñará como entender las demandas de nuestros bebés antes de que aprendan a hablar. Además, está de campaña con magníficas ofertas que no podemos eludir. Puedes participar desde 20 pesos mexicanos (menos de 1,00€ para nosotros en España) con magníficos beneficios.


En este VÍDEO podéis escucharla a ella (porque a mí no se me escucha muy bien jajaja) donde le hago una entrevista para conocerla mejor y saber que podremos encontrar en el libro "Comunicación con bebés".

Solo puedo añadir que estoy encantada de que nuestros caminos se cruzaran y podamos colaborar en más de un proyecto conjuntamente de aquí en adelante. ¡Muchísima suerte con tu nuevo proyecto Miriam!


Sara Ribot.
Escritora de crianza, novelista, blogger, comunicadora.

Asesora de lactancia y baby led weaning. Formándome en Educación Viva.
Autora de Otro mundo es posible mediante la crianza con apego y La maternidad al descubierto.
Autora de El libro de los protectores bajo mi pseudónimo novelista Sarah Blump.

domingo, 23 de abril de 2017

La importancia de la lectura en la primera infancia


La importancia de la lectura en la primera infancia es mayor de lo que creemos. Todo de basa en respetar el aprendizaje de cada peque y, de mientras, acompañarles en este proceso con nuestra interacción diaria. Y leerles un cuento, sea con una historia verídica o fantasiosa, debería ser una rutina imprescindible.

Estaréis de acuerdo conmigo en que no es lo mismo que vean los dibujos en la TV o los vídeos del YouTube, que estar en contacto cercano y/o arropados con mamá/papá a la hora de leerles o pasarles delicadamente las páginas de un libro o un cuento infantil. No solo por el hecho de estar solos o acompañados, sino por el vínculo que creamos en ese preciso instante, mientras compartimos sabiduría, amor y buenos valores morales.

De ahí que también sea primordial escoger bien los libros o los cuentos que queramos introducir en su primera biblioteca, al estilo Montessori por ejemplo. Porque leer un libro que trata a los infantes como ciudadanos de segunda clase, o cuentos que intentan quitarles importancia a sus emocionales reales y sentidas, no crearán más que una mella en su mente y su corazón empezando a propiciar una mentalidad sumisa insostenible.


Cambiar la percepción y la esencia de esta sociedad violenta, esclavizada, racista y misógina empezará por nosotros con nuestra previa sanación para retirarnos finalmente la venda de los ojos, y así, dejarles decidir sin prejuicios, facilitando a su alcance materiales educativos lo más naturales y respetuosos posibles y, por supuesto, saber escoger un sin fin de lecturas imprescindibles para que nuestros peques capten el significado de sus sentimientos, la libertad de expresión y potenciar su autoestima reafirmándose en sus propias creencias o prioridades. Las que deseen potenciar.

Os recomiendo, por tanto, cuentos infantiles como el de Lléname de besos el bolsillo para combatir sus miedos reales cuando deben incorporarse a la escuela. Páginas como Mis cuentos infantiles donde cada día Sandra nos hace reseñas de cuentos preciosos con un trasfondo moral respetuoso, o la página de El nido de Balandis donde también hace reseñas y cuenta cuentos. También tenéis un grupo de Facebook llamado La Biblioteca de los peques: literatura infantil y juvenil donde se comparten, comentan, encuentran libros y solventan dudas.


¡Feliz mes del libro y feliz crianza!


Sara Ribot.
Asesora BLW / Lactancia / Educación Viva.
Escritora, blogger, youtuber, comunicadora.
Autora de Otro mundo es posible mediante la crianza con apego y La maternidad al descubierto bajo mi nombre Sara Ribot. Y El libro de los protectores bajo mi pseudónimo Sarah Blump.

miércoles, 12 de abril de 2017

Dejemos de intentar ser madres perfectas, eso solo nos frustrará más


Dejemos de intentar ser madres perfectas, eso solo conseguirá que nos frustremos más. Desprendernos de esas expectativas que tienen puestas en nosotras desde que nacemos será un arduo trabajo de sanación, pero entre todas, podemos conseguirlo. Exacto. El primer trabajo será concienciarnos de que no existe la madre, el padre ni el humano perfecto. Es mejor darse cuenta y aceptarlo cuanto antes.

En cuanto nacimos, nuestro entorno ya nos metió presión para comenzar a gatear, andar, comer, dormir del tirón y miles de logros más sin tener en cuenta nuestro propio ritmo de aprendizaje y evolución natural. ¿Qué ocurre entonces? Que a medida que vamos creciendo, la mencionada presión no mengua sino que cambia. Se transforma para adquirir otras caras que aún no habíamos visto, como el resquicio del machismo que sigue presente en la sociedad aunque intenten centrarnos solo en los aspectos que han mejorado, disfrazando, sin éxito, una desigualdad que sigue viva.

Nos cueste o no admitirlo, somos nosotras, las mujeres, las que debemos luchar para que se nos oiga. Cierto que cada vez hay más hombres que nos apoyan en esta batalla diaria, pero si luego hay mujeres que se cavan su propia tumba cediendo consciente o inconscientemente ante las peticiones que nos inculcaron desde que nacimos, o mujeres que, cegadas por el constante condicionamiento que han recibido durante toda su vida, incluso defienden esta sociedad patriarcal... Estos sucesos solo consiguen que el cambio sea más lento y no tan notorio, aún a sabiendas de toda la información que tenemos al alcance de nuestras manos con tan solo un click.


La solución está en nosotros mismas. En creer en nuestras capacidades sabiendo que siempre estamos a tiempo de aprender de nuestros propios peques, quienes nos enseñan valiosas lecciones si estamos atentos y receptivas. En saber y detectar cuál es nuestro límite para pedir ayuda si fuera necesario, porque es cierto, no tenemos por qué obligarnos a poder con todo. Si nos doblegamos ante esta presunción, solo conseguirá que nos frustremos más en vez de vivir plenamente nuestra maternidad. Y, también, en ser conscientes de que no siempre estaremos a la altura de las nombradas expectativas -incluidas las que nosotras mismas nos imponemos inconscientemente- porque nos equivocaremos, y cuando eso ocurra, aprender de nuestros errores para mejorarlos la próxima vez, será nuestro cometido.

Rodearnos de nuestra propia tribu, ya sea virtual o presencial, para apoyarnos cuando lo necesitemos, será clave en todas las etapas de este nuevo camino, en el que nuestra familia crece y nuestras responsabilidades con ella. Es duro, difícil y a veces abrumador, pero con mensajes de complicidad, entre nosotras podemos abordar los posibles y futuros conflictos con nuestros hijos de la manera más respetuosa para toda la familia. De ese modo, los hijos que hoy son escuchados, aprenderán una valiosa reflexión desde el respeto y el verdadero ejemplo de decir NO a la sumisión, y es que...

Siempre existen otras maneras de abordar las futuras situaciones de conflicto desde un punto de vista igualitario.

Escritora de crianza y novelista.
Asesora de lactancia / Blw / Educación viva.

lunes, 27 de marzo de 2017

Las madres que trabajan desde casa necesitan más reconocimiento


Las madres que trabajamos desde casa necesitamos más reconocimiento del que se nos brinda. Muchas somos las que intentamos compaginar la vida laboral con la maternidad por decisión propia o por no tener más opción, pero lo que está claro, es que ambas opciones, tanto trabajar desde casa como fuera, son difíciles y sufridas al tiempo que intentamos disfrutar de esta nueva etapa.

El desprendernos de nuestros bebés cuando debemos incorporarnos a un trabajo que nos obliga a estar fuera de casa sin nuestra familia es triste, aunque en ocasiones, inevitable. Y también es muy complicado sobrellevar ambos arduos trabajos a la vez. Pues la maternidad es mucho más que aumentar la familia... es una nueva situación familiar a la que debemos adaptarnos cada uno de nosotros y sobre todo, una gran labor sin remunerar.

Debemos luchar por que se nos valore, y para ello, primero debemos valorarnos nosotras mismas recordando que ningún hombre realizaría un trabajo sin recompensa económica. Por lo que, nosotras, no seremos menos. Y no me refiero a cobrar por ser madres, aunque ya sabéis que apoyo las ayudas familiares económicas que deberían haber, sino a cobrar por cualquier trabajo que emprendamos.

Debemos luchar por nuestra dignidad. Nuestro esfuerzo debe ser merecedor de un sueldo, pilar fundamental para mantener un hogar y a la familia, y por lo tanto, dejar de ofrecer nuestros servicios profesionales gratis.

El concepto gratuito debe acabarse porque muchos de nosotros tenemos apuros económicos y precisamente seguiremos teniéndolos si no empezamos a cobrar por lo que hacemos. No es lo mismo ofrecer algo de corazón hacia tus personas cercanas y de confianza, que brindárselas al resto del mundo, quienes tal vez, no valoren tu esfuerzo diario o no conozcan tu situación económica y familiar.


Las personas que no conocen tu vida o no les importa en absoluto, deben entender que han de pagar por una asesoría, prenda confeccionada, o cualquier otro trabajo al que te dediques. Si no empezamos por ayudarnos a nosotras mismas, no acabaremos con esta desfachatez a la hora de intentar emprender un negocio, sea con fondo altruista o no. Porque conozco muchos proyectos laborales que son para mejorar el medio ambiente, la información a nuestro alcance e incluso el bienestar de nuestros peques. Cabe decir, que quien no necesita esa remuneración económica y lo hace como un hobbie, pueden hacer lo que les plazca. Dirijo este mensaje, sobre todo, a las mujeres y madres que realmente necesitamos volcarnos en nuevos proyectos para poder sostener nuestra vida y nuestra familia.

Y yo soy la primera que debo cambiar este concepto. He estado un año y medio trabajando de manera altruista, y a partir de ahora, voy a valorarme y valorar mis conocimientos como es debido porque mi situación económica así lo requiere. En cuanto pueda, crearé una web donde poder ofreceros asesorías privadas respecto al Baby led weaning, la lactancia y la educación viva. También podréis comprar mis libros, tanto de crianza, como mi otro proyecto de novelista fantástica.

Dicho esto... ¿creéis verdaderamente que es importante ser un frente unido respecto a cobrar por nuestro trabajo? ¿O creéis que nos hacemos un favor ofreciendo todo gratis, por amor al arte?

Espero vuestras respuestas...

Sara Ribot / Sarah Blump
Escritora de crianza respetuosa / Novelista / VBlogger
Asesora de BLW / Asesora de lactancia / Asesora de Educación Viva
Autora de Otro Mundo Es Posible mediante la crianza con apego / La Maternidad al Descubierto / El Libro de los Protectores

domingo, 1 de enero de 2017

Cuando nuestro hijo es pegado o mordido


La semana pasada escribí un post sobre cómo afrontar que nuestro hijo pegue o muerda y esta vez abordaré el ámbito contrario... que nuestro hijo sea pegado o mordido.

En calidad de madre diré que me convierto en una loba siempre que mi hija está "en peligro", por lo que es totalmente normal que nuestro instinto nos empuje a protegerles cuando son "atacados". Pero debemos serenarnos y pensar en cómo podemos solventar esta situación junto con los maestros, niños u otros padres de manera pacífica. Pues si actuamos del mismo modo que ellos -reprimiéndolos con un cachete, por ejemplo- estaríamos cayendo en una grave contradicción... Estaríamos tratando de enseñar a través de la violencia que no deben ejercer dicha violencia, y esto no tiene sentido, además de que perderíamos toda credibilidad.

También nos podemos encontrar en la situación de que nuestro hijo vaya a la guardería / colegio y, al ver y sufrir en primera persona tales acciones de otros niños acaben imitando ese comportamiento. En ese caso, de lo primero que debemos cerciorarnos es que la guardería o escuela donde llevemos a nuestros hijos sea respetuosa. ¿Qué indicadores son los que deberemos tener en cuenta?

- Que las/los educadoras/es no impartan el castigo en sus aulas.
- Que el ratio de alumnos por aula sea adecuado.
- Que solventen las situaciones del mismo modo que lo haríamos nosotros en casa.


Os recomiendo, por tanto, escuelas libres afines a nuestra filosofía de vida donde prime el respeto a los ritmos de los niños. Una educación viva.

Aún así, hemos de ser conscientes de lo difícil que es criar a un hijo y empatizar con los maestros que deben cuidar de varios niños a la vez. No siempre podrán con todo y por eso, el mayor esfuerzo educativo debe recaer en la familia, porque precisamente nosotros somos sus mentores, sus héroes. Pero ser más tolerantes no quiere decir que carezca de importancia el hecho de que la familia y la escuela deberían ir lo más ligados posible, Por eso en la educación viva prima la comunicación y las actividades con familias. Siempre que puedan incluir a los papás y las mamás, lo harán.

Espero haber ofrecido suficientes herramientas para saber encajar esta difícil etapa en la que nuestros hijos se comunican y revelan de una manera violenta y dañina.

Hemos de conseguir transformar sus arrebatos en emociones nombradas y atendidas.


Sara Ribot.
Asesora de Blw.
Escritora, blogger, youtuber, comunicadora.